Entendiendo el funcionamiento de los trenes de levitación magnética

trenes-levitacion-magnetica

Aunque en la actualidad no hay muchos trenes que empleen la levitación magnética, sin lugar a dudas se está convirtiendo en la forma más prometedora de sistema de transporte, con diseños futuristas en sus máquinas, y velocidades abrumadoras con un potencial simplemente espectacular.

La levitación magnética, cuya traducción al inglés es “magnetic levitation”, se ha abreviado como “maglev”, término que refiere a una clase de transporte que no necesita ningún tipo de contacto con una superficie, ya que está soportado por un campo de gravitación magnética, el cual también tiene la función de impeler al vehículo. En la actualidad, existen solo tres líneas que tienen implementando este sistema y se encuentran disponibles para el público, éstas son: el “Shanghai Maglev” en China, el “Linimo” en Japón, y el “Incheon Maglev” en Corea del Sur.

La tecnología involucrada en la levitación magnética tiene como característica principal que prescinde de una conexión física entre el vehículo y la vía por la que se moviliza. El proceso de fricción únicamente ocurre en el aire, esto tiene como resultado que se reduzca a gran escala. Esta ventaja se ha buscado explotar a través de trenes diseñados con aspectos aerodinámicos. La levitación en el aire es posible gracias al empleo de fuerzas magnéticas, en las cuales el tren se moviliza usando un riel de acero que funciona con los electroimanes que están adheridos a la superficie inferior del vehículo.

Este método recibe el nombre de “suspensión electromagnética”, y necesita que el tren se mantenga de manera continua a una distancia de la vía que no debe variar; alrededor de quince milímetros; esto es imprescindible para impedir una desestabilización del campo gravitacional, un problema que buscan prevenir los mecanismos de control electrónico. También existen los “maglev” que se movilizan a velocidades que comparativamente son bajas en relación a los otros. Estos emplean otro tipo de tecnología denominada “suspensión electrodinámica”. Cuyos principios parten de la fuerza de atracción y repulsión que se manifiesta de manera similar entre el vehículo y los ríeles.

Otra característica que poseen los trenes de levitación magnética es el poco ruido que provocan, siendo más silenciosos que su contraparte que aún emplea las convencionales ruedas. Asimismo, son capaces de viajar a grandes velocidades, potencialmente siendo posible que superen los 6440 km/h, sin embargo, es necesario tomar en cuenta que esto solo sería dable en caso se movilizaran en un túnel al vacío. Ya que cuando no lo utilizan, la mayoría de energía se gasta en la superación de la resistencia del aire, similar a como ocurre con cualquier otra clase de vehículo de alta velocidad.

Por otro lado, al desplazarse usando un campo magnético, ya no es necesario que exista un motor en el tren, esto facilita su mantenimiento, a razón de que la mecánica queda de lado, pasando a ser la parte más importante la electrónica. Esto no solo tiene como resultado la gran velocidad y la propiedad liviana que adquiere el transporte, sino que también sirve para ayudar a la conservación del medio ambiente en diferentes aspectos.